fbpx
915 27 29 16

10 consejos para mejorar tu salud bucodental

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el estado de nuestra salud bucodental es un claro indicador con el que poder evaluar y conocer la calidad de vida de una persona. Y es que puede que mucha gente no lo sepa, pero nuestros dientes y encías reflejan ciertas enfermedades adquiridas o que ni siquiera han sido diagnosticadas todavía.

El origen de muchos problemas dentales 

Esto es así porque nuestra boca es el inicio del sistema digestivo, por lo que cualquier dolencia que afecte a nuestra lengua, nuestros dientes o nuestras encías repercute en la digestión y en el organismo.

Además, la boca también es la puerta de entrada de muchas bacterias y microorganismos, por lo que mantener una correcta higiene oral resulta indispensable.

Conjuntamente, los gérmenes responsables de las afecciones periodontales pueden penetrar en el torrente sanguíneo y originar problemas cardíacos, diabetes, aumentos de peso, enfermedad de Alzheimer, hipertensión o partos prematuros.

 

Pérdidas dentales y sus consecuencias 

Aparte, cuando existen pérdidas dentales que no se reponen, las piezas adyacentes suelen moverse para intentar cubrir el espacio vacío, generando maloclusiones, sensibilidad dental, dientes con movilidad, desgastes óseos y sobrecargas musculares que pueden terminar con pérdidas de otras piezas. Y sin olvidar las dificultades que causan en la masticación y la fonación.

Y por si fuera poco, las caries, la halitosis o mal aliento, los triángulos negros y las manchas dentales afectan negativamente a la autoestima de las personas, haciendo que se desarrollen complejos estéticos y se deje de sonreír o mostrar la dentadura.

 

La salud bucodental, el comienzo de una vida saludable

Está claro que las dolencias orales son un importante obstáculo para disfrutar de una vida saludable.

La OMS estima que 9 de cada 10 personas en todo el mundo están en riesgo de padecer enfermedades bucodentales y casi el 10% de la población mundial sufre de patologías periodontales graves.

Sin embargo, el mejor método para erradicar estos niveles de enfermedad no es mediante mayores tratamientos odontológicos, sino educando sobre cómo llevar una buena salud bucodental.

Una enseñanza que debe comenzar desde edades tempranas y cuyos hábitos orales deben continuar de adultos. En cambio, se calcula que entre el 60% y el 90% de los niños en edad escolar tienen caries y que más de 530 millones las padecen en sus dientes primarios.

Un indicador que atestigua que una buena parte de la población no es consciente de la relevancia de la salud bucal y su relación con muchas enfermedades graves.

Debido a ello, desde Clínica Pedroche queremos seguir haciendo hincapié en cómo, uno mismo, puede mantener una óptima higiene de forma natural y en su propia casa. Tan solo llevando a cabo unas simples rutinas de limpieza y algunos hábitos saludables. Prácticas que aminorarán el envejecimiento dental y te harán disponer de unos dientes fuertes y unas encías sanas.

 

10 consejos para tu día a día

Así, hemos recopilado unos consejos que a buen seguro te ayudarán a cuidar tu salud bucodental:

1. Tres cepillados al día

Es recomendable cepillarse los dientes tres veces al día, pero, en caso de no poder hacer tantos cepillados, al menos hay que hacer uno por la mañana al levantarnos y otro por la noche antes de acostarse, ya que durante el sueño disminuye el flujo salivar haciendo que haya cambios en el pH y se incrementa la proliferación de bacterias bucales, artífices de la erosión dental y gingival. ¡Y no olvides cambiar tu cepillo regularmente, cada tres o cuatro meses!

2. Añade a tu rutina oral el hilo dental o el cepillo interproximal

Hay que usar de forma diaria el hilo dental o el cepillo interproximal para eliminar la placa bacteriana y los restos de comida que se acumulan en las intersecciones dentales, donde muy a menudo comienzan las caries y las enfermedades periodontales.

3. Limpia también tu lengua

A la hora de cepillarse no solo hay que concentrarse en los dientes, pues también hay que limpiar la lengua, un lugar donde se alojan muchas células epiteliales descamadas, bacterias y virus responsables de la halitosis y diversas patologías bucales. Para ello puedes utilizar tu cepillo de dientes o un limpiador lingual, un instrumento de higiene oral poco conocido, pero diseñado para llegar a todas las zonas de la lengua y arrastrar la suciedad hasta el exterior.

4. Cuida tu alimentación

Una dieta variada y equilibrada es fundamental para unos dientes saludables. Por eso te invitamos a comer más frutas y hortalizas, especialmente crudas, evitar picar entre horas y no abusar de alimentos procesados o dulces. Y que nunca falten en tu mesa comidas ricas en calcio, proteínas y vitaminas A, C, D y K, que ayudan a fortalecer los dientes.

5. Evita ingerir alimentos fríos o muy calientes

Las temperaturas extremas originan que la sensibilidad dental aumente, ya que con el calor y el frío tus dientes se expanden y contraen. Con el tiempo, estas acciones provocan una mayor sensibilización de los dientes.

6. Hidrátate

¿Cuántas veces has escuchado eso de que hay que tomar dos litros de agua al día? Hay que beber aunque no se tenga sed y evitar mantener la boca seca. Nuestra saliva es en un 99% agua y una de sus máximas funciones es desinfectar la boca eliminando los microorganismos. Si nos mantenemos hidratados producimos más saliva y haremos que las enfermedades bucodentales no prosperen.

7. Deja de fumar

Para los fumadores esto será lo más complicado, pero el humo del tabaco promueve una menor tasa de oxígeno en el torrente sanguíneo. Esto a su vez disminuye el flujo de la sangre y, por ende, la llegada de oxígeno y nutrientes básicos a las encías, haciéndolas más débiles y susceptibles a contraer enfermedades.

8. Modera el consumo de alimentos con una alta pigmentación.

La ingesta continuada de café, té, vino, curry, salsas y otros alimentos con gran coloración hace que nuestros dientes se vayan manchando y perdiendo su blancura original.

9. Evita el estrés

El ritmo acelerado de vida que llevamos en la actualidad es uno de los motivos del incremento del bruxismo entre la población, estimándose que hasta un 70% de los españoles lo sufre. El bruxismo o rechinar de dientes provoca desgastes óseos, fracturas y recesiones gingivales, pero también problemas musculares y dolores de cabeza.

10. Realiza tus propias inspecciones orales

Observa diariamente la evolución de tus dientes y encías. Si notas sensibilidad dental, la aparición de manchas, dolores, sangrado o inflamación gingival, acude inmediatamente a tu dentista. ¡Eres el único que puede efectuar una valoración continua de tu boca!

 

Prevención odontológica para evitar enfermedades

Adicionalmente, estos consejos deberás acompañarlos con visitas periódicas a tu odontólogo de confianza. Porque a la consulta del dentista no hay que acudir solo cuando exista un problema, también hay que hacerlo de manera rutinaria cada tres, seis o doce meses dependiendo de los riesgos y factores sanitarios individuales que estime el odontólogo.

En nuestro país solo el 5% de los adultos tiene sus encías sanas, al tiempo que un 56% de la población sufre de gingivitis y un 38% de periodontitis. Cifras que se reducirían considerablemente con simples revisiones periódicas que detectarían dichas afecciones de forma temprana, consiguiendo que se pueda tratar la enfermedad en un periodo menos lesivo y haciendo que sea más fácil detener su progresión y completar su sanación.

 

Salud bucodental y fases de una odontología preventiva

Hasta no hace mucho la odontología centraba sus esfuerzos en curar la dolencia, pero con la odontología preventiva lo que se busca es no enfermar, adelantándonos en todas las especialidades médicas a la aparición y avance de las distintas patologías bucodentales. Dentro de esta especialidad, podemos distinguir tres etapas:

Primera fase

Es la encargada de reducir las posibilidades de surgimiento de una enfermedad bucal a través de diversas medidas. Por ejemplo, la enseñanza de hábitos de higiene oral diaria en casa y en las revisiones odontológicas periódicas, reduce la aparición de caries e inflamación en las encías.

Además, desde la infancia debemos vigilar cómo se desarrolla la boca, el 75% de los niños a los 6 años presentan maloclusiones, y a los 12 años el 90%. Todo ello provocado por una falta de estimulación asociada a los hábitos de vida actuales de nuestra sociedad tan desarrollada.

Segunda fase

Se da cuando una afección ha sido detectada en el paciente. Ahora, esta se centra en proporcionar soluciones precoces para, primero, ponerla bajo control y, después, ir remitiendo sus consecuencias hasta su erradicación final. Estas técnicas podrían incluir profilaxis o limpiezas dentales, fluoraciones y, en los casos más graves, raspados y alisados radiculares.

La mejor prevención que podemos hacer en la boca como dentistas, es expandir el paladar tan pronto lo necesiten los niños para permitir la alineación natural de los dientes y la correcta colocación de la mandíbula. Esto es Orthotropics (link al apartado), la alineación natural de los dientes que reduce y facilita una correcta higiene y logra una oclusión natural.

Tercera fase

Cuando la patología ya se ha extendido en la boca del paciente, el odontólogo tratará de limitar las lesiones en la medida de lo posible, así como que no desencadenen otras complicaciones derivadas. Para su solución podrían requerirse periodoncias, cirugías o implantes dentales.

Nuestra boca es un reflejo de nuestra propia salud general y para lucir una sonrisa sana y bonita debemos cuidarla y mimarla diariamente. Con esta meta en el horizonte, la odontología preventiva se inspira en exámenes periódicos de la cavidad oral y un refuerzo de los hábitos de higiene bucal, lo que requiere un mayor grado de compromiso del paciente. Aunque es un esfuerzo que resulta recompensado con una boca limpia y cuidada. Una excelente carta de presentación que además te proporcionará una salud mucho más fortalecida. Ya lo sabes, pon en práctica estos consejos y visítanos asiduamente para mantener una salud bucodental perfecta.

Salud Dental | enero 2022

Ortodoncia | julio 2022

El legado de padres a hijos: Los Habitos Saludables

La mejor opción para empezar un tratamiento de ortodoncia es a una edad temprana, es decir, tan pronto se detecte un mal desarrollo. Evaluar a los cinco años a nuestros hijos nos permite entender ya la función bucal, pudiendo saber si necesitarán después tratamiento. Antes de esa edad, nada más al salir su primer diente de leche, es recomendable acudir al odontopediatra para que valore ciertos aspectos como: la respiración que puede ocasionar ronquidos, bruxismo u obstrucción nasal, la masticación, la postura de la lengua y el riesgo de caries en dientes de leche que pueda afectar su vida adulta.
Odontología Mínimamente invasiva | julio 2022

Orthotropics, un tratamiento dentofacial mínimamente invasivo y sin cirugía

Las disfunciones o funciones de nuestros órganos pueden predisponer a sufrir enfermedades.  En ocasiones, se pueden corregir con tratamientos y en otras es necesaria una cirugía o una intervención mucho más especializada. La predisposición genética hace que nuestro cuerpo sea mucho más susceptible a sufrir más enfermedades, influenciadas a veces por un determinado entorno ambiental o hábitos individuales.
Salud Dental | junio 2022

Historia de España y Salud Dental: de Felipe II a Carlos III y la anécdota de Peñaranda de Bracamonte

Nos reunimos con nuestro paciente Manuel para hablar de historia y de cómo ha influido la salud dental en España de los monarcas en su forma de hacer política. Manuel buscaba una clínica de confianza en la que arreglar un problema de salud. El Dr. Pedroche y él conectaron al momento ya que ambos trabajan de la misma forma: Manuel recaba datos e investiga para poder escribir libros y el Dr. Pedroche trabaja de la misma forma con sus pacientes para poder ir al origen del problema y solucionarlo. Manuel nos relata de forma detallada, divertida y apasionada, unas cuántas anécdotas y curiosidades acerca de cómo era cuidar de tu salud dental en tiempos de Felipe II.
Abrir chat
Hola

¿Quieres concertar una cita? ¿Necesitas información sobre nuestros tratamientos?
Escríbenos y te responderemos en breve