fbpx
915 27 29 16

EMBARAZO

ALTERNATIVAS BUCODENTALES DURANTE EL EMBARAZO: CUIDADO Y PREVENCIÓN

Una de las etapas más bonitas de la vida es el embarazo. Es un momento de felicidad para los futuros padres, hermanos… y los futuros abuelos también. Este mágico proceso natural conlleva muchas alternaciones en el cuerpo de la mujer y no solo en el abdomen, pues también provoca variaciones bucales y cambios de comportamiento que hacen que adquiera una mayor propensión a padecer enfermedades periodontales, las cuales a su vez pueden ocasionar complicaciones que deriven en nacimientos prematuros o bebés con bajo peso.

La salud bucodental resulta fundamental para prevenir afecciones en ambos protagonistas, la embarazada y el bebé. Ya sea porque acabas de conocer tu embarazo o te estás preparando para uno, debes reforzar tus hábitos de higiene oral y solicitar una revisión con un odontólogo de confianza para verificar o descartar posibles patologías, además de que así conocerás de primera mano los riesgos bucosanitarios y los consejos de cuidado dental que necesitarás llevar durante la gestación.

INICIO > TRATAMIENTO > EMBARAZO

EMBARAZO

EFECTOS DEL EMBARAZO EN LA SALUD DENTAL

  • Gingivitis estacional

Una vez que la mujer se queda embarazada, a partir del segundo mes empieza a segregar una serie de hormonas (estrógenos y progestágenos, fundamentalmente) que originan varios cambios en la vascularización del periodonto y el entorno de la encía. Estas perturbaciones suscitan un incremento de la inflamación de los músculos, conduciendo a una mayor facilidad de sangrado y enrojecimiento y un ensanchamiento en el grosor de los tejidos que rodean al diente. En odontología se conoce a esta alteración como gingivitis gestacional, la cual es sufrida por dos de cada tres mujeres, al final del segundo trimestre del embarazo o durante el tercero.

No obstante, estas variaciones hormonales no son suficientes para provocar esta gingivitis de la embarazada. Es necesario tener bacterias o patógenos en la boca, que se depositan en la saliva sobre los dientes para desarrollar este proceso. En situaciones normales, este volumen de microorganismos bucales sería insuficiente para incitar una reacción agresiva, pero la disminución de la respuesta inmune que se da en la mujer en el embarazo hace que pueda iniciar ese proceso de inflamación aguda en los tejidos blandos y duros del periodonto.

  • Épulis y xerostomía

A su vez, en ocasiones algunas mujeres pueden desarrollar un épulis gravídico o tumor del embarazo. A pesar de tener un nombre tan intimidatorio, esta tumoración es de carácter benigno y surge a través de una profusa inflamación previa. Suele localizarse en la zona con gingivitis y esencialmente en la parte superior de la boca y entre los dientes anteriores del maxilar, aunque también puede salir en la franja trasera de los labios, la lengua, la mucosa yugal, la mucosa alveolar edéntula o el paladar.

Es más común en el segundo trimestre del primer embarazo, es indoloro y solo crea molestias cuando se halla en un área expuesta a la masticación. De ser así, se puede extraer quirúrgicamente. Además, suele desaparecer por sí solo tras el parto sin necesidad de ser tratado.

La xerostomía o sequedad bucal es otro trastorno común durante el embarazo, siendo sus principales causas los cambios hormonales y la ingesta de medicaciones como antiespasmódicos, antidepresivos o antihistamínicos. La xerostomía se produce mayormente en la etapa más avanzada del embarazo e incluso durante la lactancia y puede ayudar a que se origen caries o gingivitis, ya que entre las funciones de la saliva está la eliminación de bacterias y restos de comida.

  • Riesgo de caries

El primer cambio que sufre una mujer embarazada es la presencia de náuseas o vómitos. Esto genera la presencia, en gran cantidad, de ácidos en los dientes, provocando en ocasiones la aparición de erosiones en el esmalte y caries porque disminuye el pH oral. Para contrarrestar los efectos adversos de los ácidos estomacales es recomendable no cepillarse los dientes justo después del vómito y enjuagarse la boca con una cucharadita de bicarbonato de sodio mezclado con agua.

Es frecuente que los hábitos de higiene bucodental queden descuidados por el mal cuerpo que siente la mujer en ocasiones, por el propio cansancio del embarazo o por una mayor irritabilidad en las encías.

Se pueden ver alteradas las rutinas alimentarias de la embarazada. En primer lugar, el embarazo promueve un descontrol en los horarios alimenticios porque, según se agranda el abdomen, la mujer ingiere menores cantidades de comida al sentir una sensación de saciedad más rápida. Esto hace que coma en más veces a lo largo de la jornada, en ocasiones con una gran voracidad, masticando peor los alimentos y deglutiendo porciones más grandes.

¿Y quién no ha oído hablar de los antojos durante el embarazo? Estos, sobre todo, suelen tener que ver con alimentos ricos en grasas y azúcares que se asocian con la aparición de caries.

Por este motivo, es preferible que ante el deseo de determinados alimentos calóricos y procesados, estos sean sustituidos por opciones más saludables como:

  • Patatas fritas y derivados por macedonias, frutas deshidratadas y frutos secos sin sal.
  • Chocolates y helados por cereales, dátiles y yogures.
  • Bollerías y galletas por pan tostado con mermeladas o mieles bajas en azúcares y zumos naturales.
  • Pizzas, hamburguesas y productos con una alta tasa de carbohidratos por carnes y pescados ricos en omega 3 a la plancha o a la brasa, platos de quinoa o chía y vegetales.

Riesgos de una mala salud dental en el embarazo

Las bacterias relacionadas con la periodontitis son una de las principales causantes de partos prematuros, bajo peso del bebé al nacer y preeclampsia en la gestante. Y es que estos microorganismos pueden llegar a la unidad fetoplacentaria, asentarse y atacar los tejidos desarrollando una respuesta inflamatoria fetal.

Se estima que las infecciones maternas son las responsables de entre el 25% y el 40% de los partos prematuros y de ellos hasta un 18% pueden verse motivados por enfermedades periodontales.

Mientras, la preeclampsia es una hipertensión arterial que hace perder proteínas por la orina, afectando principalmente a los riñones, aunque también pueden verse dañados otros órganos como el hígado, la placenta o el cerebro. Se da hasta en un 10% de los embarazos y en los casos más graves se transforma en eclampsia, provocando convulsiones, inconsciencia e incluso el coma, siendo una de las mayores razones de mortalidad maternal y neonatal. Las mujeres con periodontitis tienen 5 veces más posibilidades de sufrir preeclampsia y de ellas alrededor del 4-7% sufren partos prematuros y bebés con pesos inferiores a los 2,5 kilos.

Por todo ello es necesario que las embarazadas lleven una buena higiene oral diaria, se realicen exámenes dentales habituales durante la gestación y estén atentas a todo tipo de alteraciones bucales que puedan sufrir, acudiendo a su odontólogo si notan trastornos como:

  • Enrojecimiento e inflamación de las encías.
  • Sensibilidad dental.
  • Sangrado durante el cepillado.
  • Halitosis o mal aliento.
  • Dientes flojos.
  • Llagas o heridas en la boca.
  • Bultos en las encías.
  • Diastemas o espacios nuevos entre los dientes.
  • Retracción de las encías.
  • Dolor dental.

Mención aparte tienen las falsas creencias populares relacionadas con las consecuencias dentales que ocasionan los embarazos, como que el sangrado de encías es algo normal, que las radiografías son perjudiciales para el feto o que es mejor no realizarse tratamientos orales antes de que nazca el niño.

Las radiografías dentales son totalmente seguras durante el embarazo, ya que se utiliza una cantidad muy pequeña de radiación para crear la imagen de la dentadura. Adicionalmente, el dentista puede cubrir con un delantal protector a la madre para prevenir posibles adversidades.

Por su lado, las intervenciones orales no interfieren en ningún proceso o momento del embarazo. Así, los medicamentos usados en los tratamientos dentales son seguros y se pueden realizar tratamientos para evitar caries, infecciones u otros problemas para la madre y el feto.

Una vez finalizado el embarazo, las primeras piezas surgirán en el bebé a los 6 meses, apareciendo antes los dos incisivos inferiores, luego los 4 incisivos superiores, los dos incisivos inferiores que faltan y finalmente el resto de dos en dos hasta que con tres años, como máximo, el niño disponga de sus 20 dientes de leche. Nada más brotar su primer diente, los padres deben llevar al niño a su primera revisión dental con un odontopediatra.

Aunque hay un riesgo genético de caries, tan pronto erupcionen los primeros dientes debemos cuidar su dentadura. La leche materna presenta azúcares. No debemos dar biberones con bebidas azucaradas o zumos ácidos con los que puedan quedarse dormidos con la tetina en la boca. Mojar el chupete en miel o algún líquido dulce también es nocivo. No es recomendable probar los alimentos que vamos a dar a nuestro bebé con la misma cuchara ya que transmitimos bacterias de la boca pueden dañar los primeros dientes.

Por estos motivos, hay que limpiar con suavidad las encías y la lengua del bebé con una gasa húmeda enrolada al dedo índice tras cada toma de alimentos. Ya con los primeros dientes se puede utilizar un cepillo para lactantes y en cuanto emerjan los molares un cepillo dental especialmente articulado para niños pequeños. Además, en sus primeros años hay que supervisar y ayudar al niño a limpiarse los dientes e instruirle acerca de la importancia que tiene el cuidado de la boca para su salud.

Por todo lo anterior, desde Clínica Pedroche animamos a las mujeres embarazadas o aquellas que estén planificando un embarazo a acudir a nuestra consulta en la calle de Bustamante 45, 1ºG, de Madrid o llamarnos al número de teléfono 915 27 29 16 para concretar una cita y detectar, prevenir o solucionar posibles patologías en su salud bucodental para que puedan llevar una gestación sin problemas ni riesgos. Contamos con especialistas multidisciplinares que guiarán y controlarán tu salud dental para que nada interfiera en el embarazo. Cuidar de tu boca es sinónimo de una buena salud para ti y para tu bebé.

CLINICA PEDROCHE EXPERTOS Y PIONEROS EN ODONTOLOGÍA PARA MUJERES EMBARAZADAS

Si quieres apostar por este tratamiento revolucionario que ha obtenido un gran éxito ya en otros países, no dudes en acudir a una de las clínicas más comprometidas con su implementación en nuestro país.

El Dr. Fernández Pedroche realizará una valoración inicial global, dando una visión única en el mercado, ya que aúna las tres especialidades médicas necesarias: ortodoncia, ATM e implantología, lo que permite detectar previamente cualquier problema y recomendar los tratamientos más naturales, menos invasivos y adecuados a las necesidades de los pacientes.

Contamos con varios años de experiencia innovando con tratamientos odontológicos durante el embarazo, por lo que nos hemos convertido en la referencia en España para su aplicación, recibiendo clientes de distintas procedencias en nuestras instalaciones de Madrid: distintos países del norte de Europa, Francia, Portugal y otras comunidades lejanas como Canarias, son algunos de los puntos desde donde viajan nuestros pacientes para comprobar la eficacia de nuestros tratamientos odontológicos en Clínica Pedroche.

Abrir chat
Hola

¿Quieres concertar una cita? ¿Necesitas información sobre nuestros tratamientos?
Escríbenos y te responderemos en breve